El saco de trigo- Un testimonio literario de la escritora jordana...

En este testimonio literario, Kafa Al Zoubi nos cuenta el inicio de su relación con el mundo de los libros en Jordania, siendo una muchacha joven, a través de leer a Emily y Charlotte Brönte y Los Miserables de Victor Hugo; así como en la Unión Soviética, donde se mudó para estudiar y descubrió a los grandes de la literatura rusa: Pushkin, Gógol, Chéjov, Nekrásov, Turguénev y muchos otros que fueron seguidos por Dostoievski. “Este extraordinario filósofo estaba interesado por el rescate de Rusia y por descubrir las almas de las personas atormentadas.”

“Los bigotes de Mordechai y los gatos de su mujer” Un...

Traducción: Ignacio Gutiérrez de Terán   Mordechai es una persona corriente, de esas que abundan a millares en Tel Aviv (él dice que no, que como...

“La mujer que ha habitado la casa antes que yo” un...

Había un espejo grande en la puerta del dormitorio cada vez que me ponía frente a él veía la cara de la mujer que habitaba en la casa antes que yo, la mujer que no conozco, pero descubrí los detalles de sus secretos una historia tras otra cada vez que me pongo frente a él el espejo grande en la puerta del dormitorio, aquel que puso la mujer solitaria que habitaba la casa antes que yo.

“LA UTOPÍA DE LAS TUMBAS” Un poema del egipcio Ahmad Yamani

Madre mía, te lo ruego, cuando sepas que he entrado en mi nueva casa, no llores, pues quiero atesorar tus ojos para los días venideros. Estate tranquila, mueve la cabeza tres veces, y envía un beso de aire. Haré un alboroto con mis amigos aquí, y ellos me felicitarán por mi nueva casa. Entornaré la puerta, a la espera de tu beso. Y cuando tengas una nueva casa, como yo, que esté cerca de mí, te lo ruego, para que pueda oír tu respiración. Respiraré casi sin dolor, y mi muerte tendrá esa imagen final que me he esforzado mucho en hacer

Sargon Boulus: POESÍA Y MEMORIA

El poeta trata el tiempo mientras se escapa de sus dedos gota a gota, y luego se vaporiza hasta volverse nada. En uno de sus poemas amorosos, Ghalib dice: "La gota que no se convierte en un río se la bebe la arena"(1). Una y otra vez, cuando escribo, descubro que no recuerdo el pasado, ni recuerdo una persona, un lugar, una escena, una voz o una canción sino que recuerdo, ante todo, las palabras. Las palabras y sus reverberaciones en mi memoria.
error: Content is protected !!