Margaret Obank: Lanzamiento de la Revista Banipal de literatura árabe moderna

Cuando se lanzó la versión en inglés de la revista en febrero de 1998, teníamos tres buenas razones para embarcarnos en una revista de...

ESAUIRA, Extracto de una novela de la marroquí Hanane Derkaoui

Los habitantes de Esauira presumen de la convivencia histórica entre la cultura musulmana y la judía, en diferentes etapas de la historia de Marruecos. Esta convivencia se consolidó cuando los judíos volvieron a instalarse en la ciudad y contribuyeron al desarrollo de su economía y sus proyectos de construcción. A pesar de esta convivencia con los judíos y con los turistas, la gente de Esauira se caracteriza por ser introvertida, como si tuviera miedo de algo, tal vez sea el miedo inherente a los pueblos marineros que carecen de recursos, y donde la muerte está presente a diario. Es el mismo sentimiento que Aziza percibe cada día; pues la comunicación con los habitantes de esta ciudad es difícil y los forasteros necesitan mucho tiempo para conseguir que los acepten, de carácter conservador. Sufrió mucho por ello al principio, hasta que entabló amistad con tres chicas, una de las cuales no era de allí.

LA CALLE DE LOS CRISANTEMOS, Un relato de la tunecina Rachida...

Pero la pasividad de la gente acrecentó el empeño de la mujer. En su interior se desató una rabia ciega. Intentó proporcionar a sus uñas una fuerza equivalente a la del cuchillo que se blandía ante su cara, moviéndolas con destreza en torno al arma y buscando un hueco por el que llegar hasta el rostro del hombre, mientras mascullaba con determinación: «Aunque tenga todas las armas del mundo, no voy a dejar que se lleve mi collar».

El saco de trigo- Un testimonio literario de la escritora jordana...

En este testimonio literario, Kafa Al Zoubi nos cuenta el inicio de su relación con el mundo de los libros en Jordania, siendo una muchacha joven, a través de leer a Emily y Charlotte Brönte y Los Miserables de Victor Hugo; así como en la Unión Soviética, donde se mudó para estudiar y descubrió a los grandes de la literatura rusa: Pushkin, Gógol, Chéjov, Nekrásov, Turguénev y muchos otros que fueron seguidos por Dostoievski. “Este extraordinario filósofo estaba interesado por el rescate de Rusia y por descubrir las almas de las personas atormentadas.”

“Los bigotes de Mordechai y los gatos de su mujer” Un...

Mordechai se aprestó a vivir una vida de relajo en aquella casa que se había quedado en exclusiva para ellos. Estela pensaba más o menos lo mismo. Ya habían superado los cincuenta, y tenían derecho a pasar lo que les quedaba de existencia en armonía y tranquilidad. E hicieron los preparativos: Estela trajo tres gatos: dos, con pelaje ceniciento, y un tercero, negro y de ojo fulgentes, que pronto se convirtió en su favorito por las audaces e insospechadas iniciativas que se le ocurrían. Mordechai se dejó crecer el bigote, hasta cubrir por completo el flanco inferior -le seguía tirando mucho la terminología castrense- de su rostro.

“La mujer que ha habitado la casa antes que yo” un...

Había un espejo grande en la puerta del dormitorio cada vez que me ponía frente a él veía la cara de la mujer que habitaba en la casa antes que yo, la mujer que no conozco, pero descubrí los detalles de sus secretos una historia tras otra cada vez que me pongo frente a él el espejo grande en la puerta del dormitorio, aquel que puso la mujer solitaria que habitaba la casa antes que yo.

Reseña de Susannah Tarbush: La caña de bambú, de Saud Alsanousi

Cuando en 2013 el novelista y periodista Saud Alsanousi ganó el Premio Internacional de Ficción Árabe (conocido como el IPAF, acrónimo de International Prize for Arabic Fiction) por su novela Saaq al-Bamboo (La caña de bambú), se convirtió en el primer -y, de momento, el único- autor kuwaití galardonado con este premio; al tener por entonces 31 años, pasó también a ser el más joven

La maté porque la amaba, un relato del iraquí Muhsin Al-Ramli

El viejo propietario de la casa se acercó al cuerpo. Cuando vio que no había sangre, le tomó el pulso en la muñeca y luego en el cuello, antes de anunciar que estaba muerta. Sacó un trozo de papel de entre sus dedos. “La maté porque la amaba”, leyó. Se ajustó las gafas y volvió a leerlo

“LA UTOPÍA DE LAS TUMBAS” Un poema del egipcio Ahmad Yamani

Madre mía, te lo ruego, cuando sepas que he entrado en mi nueva casa, no llores, pues quiero atesorar tus ojos para los días venideros. Estate tranquila, mueve la cabeza tres veces, y envía un beso de aire. Haré un alboroto con mis amigos aquí, y ellos me felicitarán por mi nueva casa. Entornaré la puerta, a la espera de tu beso. Y cuando tengas una nueva casa, como yo, que esté cerca de mí, te lo ruego, para que pueda oír tu respiración. Respiraré casi sin dolor, y mi muerte tendrá esa imagen final que me he esforzado mucho en hacer

Margaret Obank: Presentación de la versión española de la revista Banipal

¿Por qué ha decidido Banipal volver la vista ahora hacia el mundo hispanohablante? Antes de responder a esta pregunta, déjenme refrescar la memoria y...
error: Content is protected !!