Raja Alem: LEER AL MARQUÉS DE SADE EN LA MECA¿Cómo puede haber ventanas abiertas al mundo en La Meca, con su escasez de librerías? Mi primera apertura al mundo, muy estrecha, vino dada por unos libros que robé de la mochila de mi hermano: Los tres mosqueteros, de Alexandre Dumas, y algunos libros de Arsène Lupin. Posiblemente, este robo fue una manera de reescribir la realidad que me rodeaba. Después de eso, seguí robando libros hasta que me sorprendí con Los 120 días de Sodoma, del Marqués de Sade, que nunca reconocí haber robado y que, entonces, no me atreví a leer. La verdadera apertura vino con La madre, de Maxim Gorki, que encontré por accidente en el cajón de mi abuelo materno. La revolución de Gorki rugió en mi mente y forjó la concepción de mi papel como agente de cambio en mi entorno.
LA CALLE DE LOS CRISANTEMOS, Un relato de la tunecina Rachida el-CharniPero la pasividad de la gente acrecentó el empeño de la mujer. En su interior se desató una rabia ciega. Intentó proporcionar a sus uñas una fuerza equivalente a la del cuchillo que se blandía ante su cara, moviéndolas con destreza en torno al arma y buscando un hueco por el que llegar hasta el rostro del hombre, mientras mascullaba con determinación: «Aunque tenga todas las armas del mundo, no voy a dejar que se lleve mi collar».
"Los bigotes de Mordechai y los gatos de su mujer" Un relato del palestino Mahmoud ShukairMordechai se aprestó a vivir una vida de relajo en aquella casa que se había quedado en exclusiva para ellos. Estela pensaba más o menos lo mismo. Ya habían superado los cincuenta, y tenían derecho a pasar lo que les quedaba de existencia en armonía y tranquilidad. E hicieron los preparativos: Estela trajo tres gatos: dos, con pelaje ceniciento, y un tercero, negro y de ojo fulgentes, que pronto se convirtió en su favorito por las audaces e insospechadas iniciativas que se le ocurrían. Mordechai se dejó crecer el bigote, hasta cubrir por completo el flanco inferior -le seguía tirando mucho la terminología castrense- de su rostro.
Reseña de Susannah Tarbush: La caña de bambú, de Saud AlsanousiCuando en 2013 el novelista y periodista Saud Alsanousi ganó el Premio Internacional de Ficción Árabe (conocido como el IPAF, acrónimo de International Prize for Arabic Fiction) por su novela Saaq al-Bamboo (La caña de bambú), se convirtió en el primer -y, de momento, el único- autor kuwaití galardonado con este premio; al tener por entonces 31 años, pasó también a ser el más joven
QUIERO AMAR ESTA NOCHE, relato de Latifa LabsirEscuchar la voz de Pavarotti me da la vida, su voz hace que despierte de mi letargo y recuerde que nos abandonó hace unos pocos meses. No pensé que fuera a morir mientras cantase a la vida. Hice que se alzara en cada rincón de la casa, fui a la cocina a buscar una botella de agua y recordé que también me había despedido de los ancianos hacía unos pocos meses. Se habían retirado de la ventana, sin permiso ni previo aviso. Fue un extraño repliegue. De repente, una hermosa mañana, el viejo soltó un grito y salí disparada como una loca hacia su casa de siempre. Su esposa se había ido sin más preámbulos y él se quedó ante mí. Supe que estaba muerto a partir de ese momento, si bien, aún tuvieron que pasar dos meses desde la desaparición de la esposa antes de que se rindiera, encomendándome una última voluntad letal. Me entregó las llaves de su guarida llena de ceremonias, pasado, recuerdos y sueños, y me encargó que esperara al hijo que podría regresar o no volver nunca.
Antes que el cobre y la fotografía, Un poema del emirati Abdel Aziz JassimAntes que el cobre y la fotografía, antes que los molinos, las elegías y la fiebre amarilla, nació el universo, muerto y cercenado por el cuello como un saxofón, entre la furia de los rayos y la desolación de las criaturas, ocultándose de repente su luz tras las alturas.
Unas voces proclamaron: Una mano mágica lo ha salvado desde Oriente; le ha quitado la túnica púrpura y el lácteo cinturón ancho, retirado de sus hombros la adarga de la certeza y recogido a cucharadas la sangre derramada. Después, enjuagó la guadaña del degüello para limpiar los gritos. Suturó las profundas heridas. Colocó el triste cráneo nivoso. Lo sacudió siete veces de la espalda hasta quebrarle los huesos, le frotó la planta de los pies con un imán y, lentamente, le retiró de la boca el largo estertor de la muerte.
error: Content is protected !!